El síndrome de hiperestimulación ovárica es una respuesta anormalmente elevada del ovario que se desencadena en la fase lútea tras la administración de la hCG (gonadotropina coriónica humana) en la culminación de un ciclo de estimulación ovárica controlada de un proceso de reproducción asistida.

Normalmente este síndrome suele aparecer con mayor incidencia al realizar un procedimiento de FIV en comparación con la inseminación artificial (IA) puesto que la estimulación para FIV es mayor que para la IA.
En un tratamiento de FIV, la paciente se administra medicación hormonal para la estimulación del ovario. Así, conseguimos que se desarrolle más de un óvulo, que es lo que ocurre mensualmente en un ciclo natural.

Cuando esta medicación estimula el ovario de forma más pronunciada de lo esperado, puede ocurrir que el tamaño de los ovarios crezca en exceso y se produzca, tras la ovulación (liberación de los óvulos), el escape de parte del líquido del ovario a la zona del vientre y el pecho.

Grados del síndrome de hiperestimulación ovárica

La extravasación aguda de fluidos fuera del torrente sanguíneo debido al aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos puede comprometer la función de los sistemas hepático, hematológico, renal y respiratorio, por lo que el SHO puede llegar a ser potencialmente mortal en los casos severos.
La frecuencia con que se produce varía del 0,6 al 14% en mujeres sometidas a estimulación ovárica. Dependiendo de la gravedad podemos clasificar el síndrome en dos grados principales:

  • SHO severo o grave: tiene una incidencia del 0,2-1,8%
  • SHO leve o moderado: ocurre entre el 3,1-6% de los casos
También podemos clasificar el SHO según el tiempo que tarda en manifestarse la dolencia:
  • SHO precoz: si aparece entre 3 y 7 días después de la administración de hCG.
  • SHO tardío: si se manifiesta 12-17 días post inyección de la hCG. Éste último se suele dar cuando existe gestación.

Causas de aparición del SHO

Las causas más comunes por las que una mujer sufre el SHO son la administración de gonadotropinas o, de forma natural, el aumento del nivel de LH endógeno.
Causas del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica Causas del SHO
Se trata de un síndrome de duración muy limitada ya que desaparece con la menstruación. Pero debe estar controlado y realizarse un seguimiento médico mediante ecografía transvaginal por si deriva en otras complicaciones más graves.
Actualmente son pocos los casos de SHO graves, ya que el seguimiento analítico y ecográfico de la estimulación ovárica permiten controlar el estado ovárico y la respuesta del ovario ante la medicación y evitar así la aparición del SHO.

Factores de riesgo

El riesgo depende de cada caso particular, entre otras cosas porque son muy variados los factores que afectan: la edad o la masa muscular de cada persona, si la mujer ha gestado anteriormente o no, si se trata de algún caso de embarazo múltiple, etc.
En este enlace puedes obtener información detallada sobre los principales factores de riesgos del SHO.
Como en cualquier enfermedad o problema de salud, es mejor prevenir que curar. Por eso, aquí te damos algunas claves para que tanto médico como paciente puedan, en la medida de lo posible, evitar el SHO.
Una de las medidas más comunes que puede seguirse en casa de sospechar el SHO es evitar desencadenar la ovulación con hCG y emplear para ello otro tipo de medicación como por ejemplo los análogos de la GnRH.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Unisare

Diseñado por Tecnogestión LP