En el octavo mes de embarazo el crecimiento del feto es considerable, durante este mes ya adquiere la mitad del peso del momento del nacimiento, aproximadamente 1.600 gramos. Por lo tanto pasa a ocupar casi todo el espacio del útero y presiona la vejiga, de forma que la necesidad de ir al baño es casi constante. Al mismo tiempo al aumentar el volumen del vientre dificulta la posibilidad de movimiento de la embarazada.

Cambios

  • Tu hijo crece desde unos 39 cm de longitud al inicio del octavo mes hasta aproximadamente 42 cm a los ocho meses de embarazo.
  • Su peso aumenta desde alrededor de 1.320 gramos hasta unos 1.800 gramos de media.
Su cerebro sigue desarrollándose; se forman las neuronas olfativas, por lo que empieza a percibir los olores fuertes que te encuentras. El lanugno (vello) que cubría su cuerpo comienza a caer.

Sus movimientos son vigorosos, las patadas resultan tan enérgicas que pueden cortarte la respiración. A veces los movimientos tienen carácter espasmódico, suele tratarse de episodios de hipo debidos quizás a la deglución de líquido amniótico.

Semana 29 de embarazo

Es el momento en que empiezan a presionarse tus órganos internos. Al final de esta semana el feto ya mide alrededor de los 39 cm de largo y pesa sobre los 1.320 gramos aproximadamente. Además las medidas a estas alturas ya son proporcionales, quedando el tamaño de la cabeza proporcionado con el resto del cuerpo. Puedes informarte con más precisión de las medidas en el siguiente artículo “Semana 29 de embarazo“.

En esta semana es cuando tomas conciencia de la velocidad a la que está creciendo el bebé, el tamaño lo podríamos comparar con el de un pequeño melón. Respecto a la cabeza, que como comentábamos es proporcional al cuerpo, está desarrollándose para dejar espacio al cerebro. Los pulmones, músculos y resto de órganos también siguen en evolución.

Es importante una buena alimentación en esta etapa debido a que tanto crecimiento del feto le hace necesitar más nutrientes y vitaminas. Se recomienda tomar mucho calcio, hierro, ácido fólico, proteínas y vitamina C. Resaltar especialmente el calcio, muy importante para el buen desarrollo del esqueleto del bebé.

Respecto al cuerpo de la futura mamá, ya hemos comentado que te sentirás más oprimida por dentro que en semanas anteriores. Es lógico que tengas esa sensación sabiendo que el feto está creciendo muy rápido. Se moverá y serás capaz de distinguir con mayor claridad esos movimientos. Es posible que también sientas algo de acidez o que estés estreñida. Todos estos síntomas son normales, se deben al aumento de progesterona en tu cuerpo.

29-semanas-de-embarazo

Semana 30 de embarazo

Esta semana es especialmente emotiva puesto que se forman las neuronas olfativas, por lo que el futuro bebé empieza a reconocer olores, y no solo eso, también distingue entre voces, por lo que puede reconocer la propia voz de su madre. Tienes un resumen de todos estos síntomas en el artículo “Semana 30 de embarazo“.

Tu abdomen de pre mamá sigue creciendo, pero es esta semana cuando notarás especialmente que se aflojan y ceden tanto las caderas como la pelvis. Este proceso es normal, están dejando lugar al bebé, porque él también crece sin descanso. Es muy aconsejable que empieces ya a ejercitar los músculos de la pelvis, esto te ayudará mucho durante el parto.

El tamaño del bebé puede ocasionarte molestias en la vejiga y ataques repentinos de ganas de hacer pis. En este estado de evolución puede que te molesten también sus patadas en el diafragma y las costillas.

Todos estos cambios hormonales te desajustan y es normal que te cambie el humor de un momento a otro. Pide paciencia y comprensión a los de tu alrededor, seguro que lo entienden. Y sobretodo, no te sientas mal por ello, es algo natural que le sucede a la inmensa mayoría de mujeres en tu estado.

Respecto al bebé, está generando nuevas capas de vérmix, esa grasa que le ayudará una vez fuera de la placenta, a mantener su temperatura de forma autónoma. Esto hace que siga también aumentando de peso. Empieza a distinguir las luces, y es capaz de seguir con el ojo esas luces.

Semana 31 de embarazo

El futuro bebé va acumulando la grasa bajo su piel para mantener por sí mismo la temperatura corporal. También comienza a desaparecer el lanugo, ese vello fino que le recubre el cuerpo. A estas alturas las medidas medias son 41 cm de longitud y unos 1.650 gramos de peso. Consulta aquí Semana 31 de embarazo los detalles.

Los pulmones del bebé están casi desarrollados del todo y cada vez necesita más espacio para poder moverse. Aún así su actividad no para y sigue creciendo rápidamente. La longitud se aproxima mucho a la que tendrá cuando llegue el momento de nacer.

En esta etapa de gestación el bebé elimina diariamente medio litro de orina al líquido amniótico. Empezarás a sentir contracciones fuertes a partir de esta semana, es normal, aunque molesto. Vigila simplemente no sobrepasar una media de 5 contracciones por hora, hasta esos datos todo se puede considerar habitual.

Los pechos de pre mamá empezarán ya a producirte calostro, esto es síntoma de que se está formando la leche. El calostro es un líquido que alimenta al bebé hasta que produzcas la leche necesaria como para que se alimente de ella.

Respecto a las sensaciones de tu cuerpo, es natural que a estas alturas te cueste dormir, puesto que tu barriga es considerablemente grande, el feto le toma terreno a tu estómago así que intenta comer a menudo pero en pequeñas cantidades. Tus pulmones también se verán invadidos por el nuevo miembro que ocupa tu cuerpo, por lo que no te asustes si notas tu respiración alterada.

Semana 32 de embarazo

En esta semana la barriga ya está considerablemente hinchada y el bebé formado, aunque sigue siendo pronto para algunas cosas, puedes consultarlo en “Semana 32 de embarazo“.

A las 32 semanas de embarazo el bebé ya está completamente formado, de hecho son muy pocas las diferencias entre el cerebro del feto en esta etapa del embarazo y el bebé una vez dado a luz. Se cree que el bebé dentro del útero ya puede pensar, incluso existen sospechas de que sea capaz de almacenar memoria. A tu niño solo le falta algo de surfactante pulmonar y una buena capa de grasa aislante para nacer en perfectas condiciones. Si todavía no ha posicionado su cabeza hacia bajo, lo hará a lo largo de esta semana.

Por otro lado, la cantidad de sangre que recorre tu cuerpo ha aumentado cerca del doble por lo que la pesadez ya es una verdadera molestia. Ten en cuenta que estás muy cerca de dar a luz y por tanto es normal que estés inflada. A partir de ahora la mitad de lo que vayas engordando irá directamente a tu bebé, que necesita de una alimentación abundante. Piensa que ya come como una personita.

El cansancio es prácticamente contínuo durante este último periodo de embarazo. Es normal que durante estas últimas semanas de embarazo te fatigues fácilmente, no te preocupes por estos síntomas, son los más lógicos debido a tu estado y absolutamente habituales. Esto ocurre, no solo por el aumento de peso, que también, sino porque tu útero se ha ensanchado de tal manera que te presiona el costado y esto hace más difícil la respiración.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Unisare

Diseñado por Tecnogestión LP