Actualmente existe un alto número de mujeres solteras que no desean seguir postergando su maternidad. Para este tipo de pacientes está indicada la utilización de técnicas de reproducción asistida utilizando semen de donante perteneciente al banco de semen de la Unidad.
El semen del Banco se encuentra congelado, y proviene de donantes mayores de 18 años, con buen estado de salud psicofísica, demostrado por las exigencias de un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluye sus características fenotípicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y determinaciones analíticas necesarias para demostrar, de forma razonable y según el estado de los conocimientos de la ciencia y de la técnica existentes en el momento de su realización, que no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas transmisibles a la descendencia.
Los donantes se someterán a un reconocimiento médico, con inclusión en el historial de sus antecedentes personales y familiares, que comprenderá un examen físico y psicológico en el que se realizarán los estudios previstos legalmente que, en todo caso y como mínimo, incluyen las siguientes pruebas: Grupo Sanguíneo, Factor Rh, VDRL o prueba similar para detectar la sífilis, serología de hepatitis, detección de marcadores de VIH, estudio clínico para la detección de fases clínicas infectivas de toxoplasmosis, rubéola, herpes virus y citomegalovirus, y estudio clínico para la detección de Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, así como un estudio de cariotipo. Varias de estas pruebas tendrán que realizarse cada seis meses cuando el intervalo entre donaciones de semen sea mayor.
La elección de los donantes sólo puede realizarse por el equipo médico que aplica la técnica, y en ningún caso a petición de la receptora o la pareja. No obstante lo anterior, en todo caso el equipo médico procurará la mayor similitud fenotípica e inmunológica posible con la mujer receptora.
Los espermatozoides que se obtengan de la donación pueden ser utilizados en técnicas de reproducción asistida que se realizarán a mujeres que lo necesiten, siempre que dichas técnicas se encuentren científica y clínicamente indicadas.
Tanto el banco de gametos, como los registros de donantes y de actividad de los centros, tienen obligación de garantizar la confidencialidad de los datos de identidad de los donantes. Sin perjuicio de ello, las receptoras y los hijos nacidos tienen derecho a obtener información general de los donantes, que no incluya su identidad.
La finalidad de la creación de un Banco de Semen es permitir el tratamiento de parejas en las que el varón tenga muy baja calidad seminal o riesgo de transmisión de algún defecto genético, o de mujeres sin pareja masculina que desean una gestación, garantizando que el semen utilizado no es portador de ninguna infección viral, bacteriana o defecto genético, ya que dichas muestras y sus donantes han sido estudiadas previamente. La utilización de semen de donante tiene otras indicaciones, entre las cuales están:

  • Azoospermia o ausencia completa de espermatozoides en el semen.
  • Disminución severa del número o de la movilidad de los espermatozoides presentes en el semen, y no aceptación de la Fecundación in Vitro.
  • Ciertas alteraciones cromosómicas o genéticas en el hombre, que puedan ser transmisibles a la descendencia.

photo

¿Tienes más dudas? Conversemos