Son múltiples las dudas que surgen a una mujer diabética a la hora de afrontar el embarazo. Muchas se preguntan si será peligroso para el bebé o para ellas mismas, si existe alguna manera de evitar las complicaciones que puedan asociarse, etc.
A continuación trataremos de dar respuesta a este tipo de preguntas sobre el efecto del embarazo sobre la diabetes y viceversa.

Riesgos del embarazo teniendo diabetes

El embarazo en una mujer con diabetes está considerado como embarazo de alto riesgo. El organismo de la madre necesita durante el embarazo un aumento de aportaciones nutritivas, por lo que el metabolismo ha de adaptarse a esta nueva situación.
Uno de los cambios que se producen es el aumento en la utilización de la glucosa, por lo que la madre necesitará aumentar la cantidad de insulina. Este aspecto es muy importante puesto que la madre deberá adaptar el control de la diabetes a las nuevas condiciones del embarazo, esto es, modificar el plan de comidas, la rutina de actividad física y la medicación.

La situación perfecta sería que la mujer con diabetes controle su nivel de glucosa en sangre previamente al embarazo. Esto es imprescindible porque los altos niveles de glucosa puede perjudicar al bebé durante las primeras semanas de embarazo, incluso antes de conocer que se está embarazada.
Para poder afrontar el embarazo sin problemas, se debe realizar un control glucémico durante todo el embarazo, cosa que supone una monitorización especialmente cuidadosa de la glucosa en sangre y un preciso control médico.

Consecuencias del embarazo en mujeres diabéticas

Sin el tratamiento adecuado, el embarazo con diabetes puede relacionarse con complicaciones tanto en el bebé como en la madre.
Las consecuencias que puede sufrir la madre son:

  • Mayor riesgo de hipertensión del embarazo.
  • Hipoglucemia o descenso del azúcar en sangre.
  • Alteraciones renales, cardíacas o de otros órganos.
Las complicaciones en el bebé asociadas al desequilibrio de azúcar en sangre pueden ser graves, especialmente en el primer trimestre de vida:
  • Malformaciones o defectos congénitos.
  • Aumento de riesgo de macrosomía (bebé de mayor tamaño de lo normal).
  • Polihidramnios o líquido amniótico en exceso.
Estas complicaciones podrían provocar un parto prematuro, parto difícil u obligar a la cesárea.
Alteraciones-en-el-feto

Recomendaciones para llevar el embarazo siendo diabética

A modo general se debe considerar que la diabetes se controla principalmente a través de la dieta y el ejercicio físico regular. Por ello, es recomendable adjudicar unos horarios regulares de comodidad y controlar la ingesta de hidratos de carbono especialmente.
Si estamos ante un caso de diabetes tipo 2 tratada con medicación oral, se aconseja suprimir el tratamiento y optar por la insulina. Será necesario por tanto una educación diabetológica para adaptarse al proceso de forma correcta. Si es necesario, se pueden requerir las recomendaciones de un especialista en nutrición.
Si la diabetes es del tipo 1, y ya se sigue un tratamiento de insulina, puede que sea necesario modificar la dosis habitual y aumentarla de forma gradual hasta el parto.
También es importante realizar un seguimiento oftalmológico y de la función renal cada tres meses aproximadamente.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Unisare

Diseñado por Tecnogestión LP