Para una mujer, someterse a un tratamiento de reproducción asistida, supone una serie de cambios en su organismo que pueden llegar a ser molestos. Ambos miembros de la pareja deben mentalizarse antes de iniciar el tratamiento, pero especialmente la mujer, ya que es ella la que soportará los síntomas más incómodos.

Tratamientos de fertilidad más empleados

El amplio equipo de profesionales con el que contamos en Unisare te asesorará desde la primera visita para ofrecerte el tratamiento óptimo.

En Unisare contamos con un extenso catálogo de tratamientos donde incluimos las técnicas más innovadoras para ayudarte a conseguir tu objetivo de ser padres. Entre ellas, contamos con las siguientes:

1. Estimulación hormonal

En la mayoría de los tratamientos que se realizan, se emplean hormonas para la estimulación ovárica. Estos fármacos son recetados por el ginecólogo en mayor o menor dosis, según el procedimiento al que se vaya a someter la paciente. En ocasiones, esta medicación puede provocar ciertos efectos secundarios. Los más comunes son:

  • Hinchazón abdominal
  • Sensibilidad en el pecho
  • Fatiga y dolor de cabeza
  • Retención de líquidos

A pesar de las molestias, estos síntomas son muy variables y se atenúan cuando se abandona el tratamiento.

2. Inseminación artificial

La inseminación artificial es uno de los procedimientos más fáciles. Se emplea medicación para inducir la ovulación, la cual será controlada por el médico durante todo el ciclo mediante ecografías y análisis. Cuando el doctor lo determine, se concretará el día para acudir al centro y realizar la inseminación. Las indicaciones básicas para esta intervención son:

  • Comer y beber con normalidad. No es necesario acudir en ayunas
  • 15 minutos de reposo tras realizar la intervención
  • Acudir 2 horas antes del proceso si la muestra de semen se emplea en fresco y no congelada
  • En cuanto a la muestra de semen, se aconseja:

  • Proceder a su obtención en el centro, siempre que sea posible
  • Mantener entre 2 y 3 días de abstinencia

3. Punción folicular

Cuando se va a realizar un tratamiento de FIV-ICSI, ovodonación o se van a vitrificar óvulos para un tratamiento de preservación de fertilidad, es necesaria la realización de una punción para obtener los ovocitos.
Punción de los folículos para obtener los ovocitos
obtencion-de-los-ovulos
La intervención se realiza bajo sedación para evitar cualquier dolor a la paciente. Su duración depende de la cantidad de óvulos que se vayan a obtener, aunque generalmente suele ser de entre 30 y 45 minutos. Al finalizar el proceso, el ginecólogo informará a la mujer sobre el resultado de la punción.
A pesar de que es una intervención relativamente sencilla, es conveniente que la paciente repose entre 2 y 3 horas en una habitación del centro. Tras ese tiempo, puede acudir a su casa para seguir con su vida normal, aunque evitando ejercicios o actividades bruscas. En este caso, se recomienda:

  • 8 horas de ayunas antes de la punción
  • Venir con un acompañante
  • No conducir durante las 24 horas posteriores a la intervención
  • Evitar el uso de maquillaje, perfume, lentillas, objetos metálicos, uñas postizas o esmaltadas en quirófano
  • 2 horas de descanso en el centro tras la punción

De nuevo, la muestra de semen, en caso de que sea en fresco, deberá recogerse 2 horas antes de la punción respetando al menos entre 2 y 3 días de abstinencia sexual.

4. Transferencia de embriones

La transferencia embrionaria es el proceso que culmina todo el tratamiento. Consiste en depositar mediante una cánula, el embrión o embriones en el fondo uterino.
transferencia embrionaria
Se puede realizar la transferencia de embriones vitrificados obtenidos en tratamientos previos o bien de embriones frescos. En este caso, tras la obtención de los óvulos en la punción, los ovocitos se fecundan o bien con el semen de la pareja o bien con semen de donante. Posteriormente se observa su desarrollo en el laboratorio hasta el día de la transferencia. Se transferirán los embriones de mayor calidad (hasta un máximo de 3) y los de menor calidad serán vitrificados para posteriores tratamientos. Para este procedimiento se aconseja:

  • Beber abundante agua media hora antes, para entrar a quirófano con la vejiga llena
  • Reposo de 10 minutos en el centro tras la transferencia
  • Mantener cierto descanso durante el día de la transferencia

La transferencia la realiza el ginecólogo en un quirófano, empleando un ecógrafo para guiarse durante todo el proceso.

Recomendaciones para aumentar el éxito en un tratamiento de reproducción asistida

Un tratamiento de reproducción asistida, por sencillo que pueda llegar a ser, siempre es un proceso delicado en el que las mujeres someten su cuerpo a medicación y procedimientos incómodos. Por ello, para evitar mayores molestias, desde Unisare te ofrecemos una serie de consejos que harán que el tratamiento sea más fácil y llevadero y que tu cuerpo se recupere más rápidamente de los posibles efectos secundarios:

  • No realizar deporte o actividades intensas durante el tratamiento
  • Tomar debidamente la medicación
  • Complementar el tratamiento con vitaminas o ácido fólico
  • Intentar en la medida de lo posible, llevar un ritmo calmado y sin estrés durante el tiempo que dure el tratamiento
    El inicio de un tratamiento de fertilidad puede provocar miedos y dudas. Por ello, en Unisare, contamos con un equipo altamente cualificado que te acompañará tanto a nivel profesional como personal en el camino hacia la maternidad.

2015 © Copyright - Unisare

Diseñado por Tecnogestión LP