Las parejas que intentan tener descendencia y no consiguen el embarazo son las que muestran mayor probabilidad de padecer alteraciones en la fertilidad. Tras acudir a una clínica de reproducción asistida y realizarse las pruebas pertinentes se intenta averiguar cuáles son las causas de esa esterilidad o incapacidad para concebir.
Una de las primeros factores que se debe tener en cuenta a la hora de averiguar las causas de esterilidad es determinar qué miembro de la pareja es el que tiene problemas, es decir si existe infertilidad masculina o infertilidad femenina, ambas se producen con la misma frecuencia en un 30% de los casos.
También puede ocurrir que sean ambos miembros de la pareja los que presentan problemas de fertilidad, hablamos entonces de esterilidad de causa mixta y se produce en un 25% de las ocasiones.

Esterilidad femenina

Cuando se habla de esterilidad femenina, puede que el problema se encuentre en distintos niveles o esté causada por diversos factores. Aí, en la mujer encontramos las siguientes alteraciones:

  • Factor ovárico: puede deberse tanto a alteraciones en la capacidad de ovular como a óvulos de mala calidad.
  • Factor tubárico: problemas en las trompas de Falopio, dificultando o impidiendo el paso del óvulo y de los espermatozoides.
  • Factor cervical: hace referencia al cuello uterino, alteraciones a este nivel dificultan llegando incluso a impedir el paso de los espermatozoides hasta el útero.
  • Factor uterino: presencia de miomas, adherencia uterinas, malformaciones uterinas o un endometrio mal desarrollado pueden incluirse como alteraciones a nivel del útero.
Otra causa de esterilidad es la reacción del sistema inmunitario, en el útero de la mujer se ataca o repele a los espermatozoides del hombre, produciendo esterilidad inmunológica. Una mujer puede tener este problema con una pareja, mientras que con otra pareja no haya ningún problema de incompatibilidad.

Esterilidad masculina

Lo mismo ocurre con la esterilidad masculina, son varios los factores que pueden provocarla:

  • Factor pretesticular: debido a alteraciones hormonales los testículos no se han desarrollado o no pueden realizar su función.
  • Factor testicular: problemas en los testículos ya sea de forma congénita (desde el nacimiento) o por cualquier causa posterior.
  • Factor postesticular: alteraciones en conductos seminales, impotencia sexual o cualquier tipo de infección urinaria.
  • Factor espermático: incluye cualquier problema que se produzca en los espermatozoides.

Esterilidad sin causa

Cuando la causa de esterilidad no se conoce hablamos de esterilidad idiopática o esterilidad de origen desconocido (EOD). Ésta se produce en un 15% de los casos de esterilidad, a pesar de realizar los exámenes pertinentes no se encuentra ningún problema que justifique la no consecución del embarazo.
diagnostico-de-la-infertilidad
Esto no significa que no haya ninguna alteración en la pareja, si no que con las pruebas realizadas no se ha llegado a ningún diagnóstico determinado. Algunos diagnósticos son extremadamente complejos y puede que con las pruebas disponibles actualmente no se pueda averiguar la causa exacta de la esterilidad, aunque esto no tiene por que impedir aplicar un tratamiento y poder conseguir el embarazo.

Mejorar la fertilidad

Para conseguir mejorar en la fertilidad es muy recomendable llevar una vida saludable; una dieta equilibrada y el ejercicio físico habitual pueden ser buenos aliados.
También se debe eliminar o disminuir el consumo de tabaco y alcohol ya que numerosos estudios los relacionan con una disminución de la fertilidad en hombres y mujeres, así como ocurre con otros tipos de drogas.
Para conseguir un embarazo intervienen numerosos factores, por lo que crear un ambiente lo más adecuado posible puede suponer una gran diferencia y puede ser la razón del éxito.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Unisare

Diseñado por Tecnogestión LP