Es complicado saber asimilar la noticia de una prueba de embarazo negativa, especialmente si hace tiempo que buscas tener un hijo y estás en tratamiento de fertilidad.

Antes de comenzar con la fecundación in vitro, debes estar de acuerdo en que son capaces de soportar el estrés que genera el tratamiento y aceptar cualquiera de sus resultados.

Una vez se ha realizada la transferencia de embriones es necesario esperar al menos 15 días para realizar una prueba de embarazo. Si se realiza antes de tiempo, puede mostrar un resultado falso. Además, los especialistas recomiendan no realizarse el test de embarazo en casa, si no esperar al análisis de sangre en la propia clínica.

Si el resultado de la beta HCG (hormona mediante la que se comprueba el embarazo) es negativo, no estás embarazada. Las probabilidades de que sea un error son muy bajas, por lo que no hay que aferrarse a falsos negativos y aceptar que el tratamiento no ha funcionado, no estás embarazada.

¿Por qué el test de embarazo es negativo?

No deben torturarse con preguntas que no tienen respuesta como: ¿qué hice?, ¿qué no hice?, ¿cómo pudo salir mal?, ¿qué faltó?. No ayudan a que se sientan mejor ni les puede servir para la próxima vez que lo intenten, sólo generan tristeza.

Si lo necesitan, lloren, es bueno desahogarse y no reprimir las emociones. Además, compartir los sentimientos puede ayudarlos a asimilar mejor el negativo en la prueba de embarazo. En caso de que hayan decidido informar a amigos, familiares y conocidos de que están en una clínica de reproducción intentando concebir, es recomendable matizar que no quieren preguntas. Ya informaran de los resultados cuando estén preparados. De esta forma se evitan preguntas incómodas y situaciones comprometidas.

Por-qué-es-negativo

El fracaso de un tratamiento no significa que nunca conseguirán tener un bebé, simplemente que esta vez no ha funcionado. Dense un tiempo y cuando se sientan preparados pueden volver a intentarlo con otra FIV u otra técnica de reproducción asistida.

Apoyo Psicológico

La gran mayoría de centros reproductivos cuenta con un departamento de especialistas en psicología de la reproducción asistida dispuestos a ayudarlos no solo a aceptar los problemas de fertilidad y la necesidad de reproducción asistida para poder concebir un hijo sino que además ofrecen ayuda durante todo el proceso, incluida la prueba final de embarazo.

Cuando esta prueba da negativo son muchos los sentimientos que afloran, las ilusiones que se ven truncadas y la frustración generada. En este aspecto contar con el apoyo psicológico de especialistas que entienden por lo que están pasando y que les ofrecen una ayuda personalizada a su situación puede ayudar a reducir la situación de angustia.

Además, esta ayuda es importante también para afrontar un nuevo reto reproductivo olvidando la negativa del anterior. Someterse a un nuevo tratamiento reproductivo cuando se acaba de tener una experiencia negativa no es fácil. El apoyo psicológico en este sentido es esencial para poder poner toda la ilusión y esfuerzo en el nuevo ciclo, ya que la actitud es importante en el éxito reproductivo.

Fuente: www.reproduccionasistida.org

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Unisare

Diseñado por Tecnogestión LP